Consejos para purgar los radiadores

SAT FERROLI - Servicio técnico de calderas Madrid SERVICIO TÉCNICO OFICIAL
SAT FERROLI - Servicio técnico oficial Férroli
FERROLI - Servicio técnico Madrid
BIENVENIDO AL SERVICIO TÉCNICO OFICIAL FÉRROLI
Teléfono de averías 91 366 40 41

Consejos para purgar los radiadores

23rd marzo, 2016
purgar radiadores

Purgar los radiadores es algo que todo el mundo tiene que hacer alguna vez, aunque la  primera  asuste; por eso  le damos algunos consejos prácticos  para facilitarle la labor del purgado.

Los  radiadores deben purgarse al inicio de la temporada  invernal y siempre que se produzcan ruidos en su interior o cuando el calor no esté uniformemente distribuido por toda su superficie. Un buen momento para realizar este purgado es haciéndolo coincidir con el mantenimiento anual de  revisión y limpieza de la caldera por parte de su servicio técnico de confianza o Servicio Técnico Oficial de la marca del aparato.

Una vez decididos a purgar los radiadores, lo primero que se debe hacer, es asegurarse que  la caldera está en reposo, verificar que la presión del circuito de radiadores esté en torno a 1.5 bar, valor que puede verse reflejado sobre el panel de mandos de la propia caldera.

Cada radiador lleva en la parte superior izquierda o derecha instalado un purgador que puede ser automático o manual, el automático por si solo expulsa el aire o gases  de los radiadores y  el purgador manual,  que es el más común en casi todas las instalaciones, es el que  requiere apertura manual para expulsar el aire o os gases.

Los purgadores manuales para poder abrirlos se requiere un destornillador plano o una llave especial dependiendo del modelo del purgador.

La apertura se realiza acoplando el destornillador o llave especial al purgador, girando en sentido contrario de las agujas del reloj, el aire o gas es lo primero que expulsa seguido de un chorro de agua, es este el momento de  volverlo a cerrar girando la llave en sentido inverso. Durante el purgado debe disponerse de un recipiente para recoger el agua expulsada durante este proceso.

Una vez purgado el radiador comprobaremos que la presión está entre 1 y 1,5 bares. Estos parámetros deben mantenerse durante todo el proceso de purgado de la instalación, subiendo la presión tantas veces como sea necesario.

  • Archivos